“No nos importa perder rendimiento en favor de la calidad”

Debido a su situación estratégica, los frutos son de recolección temprana entre la segunda y tercera semana de Octubre cuando la aceituna está verde o entreverada. Controlamos rigurosamente el proceso de molturación. Apenas recolectada la aceituna, es llevada directamente a la almazara, iniciándose el proceso de producción del aceite mediante un sistema continuo de dos fases, con extracción en frío.

Sacrificamos rendimiento en favor de la calidad. Envasado únicamente bajo pedido hace que nuestro aceite de oliva virgen extra, perpetúe y conserve todos sus aromas y sabores característicos, manteniendo toda la calidad y propiedades a lo largo del tiempo.

Copy BARDOMUS